La comunicación en redes sociales es un trabajo que a ojos de muchas personas podría parecer simple o no necesitar tanta atención para promocionar los productos o servicios de una empresa. Y nada más lejos de la realidad. Como ya te hemos comentado en diferentes ocasiones, gestionar los canales sociales de una empresa comporta un trabajo estratégico y planificado en el que definir objetivos y públicos, así como analizar bien el sector al que te diriges para poder comunicar a través de contenidos que atraigan a tus seguidores y no los alejen.

De esta manera, vamos a mostrarte 8 prácticas que suelen realizar muchas empresas en su trabajo de comunicación en redes sociales y que deberás evitar si no quieres morir en el intento.

Presta mucha atención y evita llevarlos a cabo. Tus seguidores te lo agradecerán 😉

1. Abrir perfiles en todas las redes sin analizar previamente cuáles te interesan

Este error número 1 suele ser precisamente el primero que cometen las personas cuando toman la decisión de comunicarse en redes sociales. Sin conocer exactamente el fin de cada red social, el público habitual ni sus características principales, empiezan a crear perfiles como si no hubiese mañana y piensan: “si nos ponemos, lo hacemos bien”. Y resulta que se están equivocando a lo grande. Lo adecuado es conocer nuestro público y analizar aquellas redes sociales o canales en los que nuestro mensaje vaya a tener sentido y ser leído, visto o escuchado. Cuando tengas claro dónde te conviene comunicar, entonces crea los perfiles de tu empresa en dichos canales.

2. Utilizar el perfil personal en lugar de canales o páginas profesionales

Son muchas las diferencias entre un perfil personal y una página de fans pero la razón principal por la que deberías ajustar las características de tus canales como perfiles de empresa, es que se ofrece una imagen seria y profesional. Comunicar desde un perfil personal en Facebook o Instagram conlleva un uso erróneo de las redes sociales a la vez que te impide utilizar herramientas de gran importancia como el uso de datos estadísticos o la posibilidad de realizar campañas de publicidad.

3. Publicidad y autobombo continuos

Hablar solamente de ti mismo, de tu empresa, de tus productos, tus servicios, tus ofertas y tus promociones. Conocer a tu buyer persona te permitirá hablar y compartir contenidos útiles y de interés para tu público. Estudia los intereses y necesidades de tus clientes y publica contenidos que les atraigan.

4. Olvidarte del sector y de los contenidos de la competencia

Analizar el trabajo de otras empresas u organizaciones similares a la tuya, así como leer artículos y noticias relacionados con tu sector, te ayudará a conocer qué tipo de contenidos interesan más a tu público y qué acciones pueden haber sido erróneas o de baja utilidad y sin los efectos deseados.

5. Bombardear y saturar a tu audiencia

No te obsesiones con publicar constantemente si tus seguidores no reaccionan bien a tus contenidos. Una frecuencia excesiva de publicaciones puede molestar a los usuarios e incluso afectar al alcance de tus futuros contenidos. Por lo que será recomendable que tengas paciencia y programes en el tiempo la información que quieras compartir.

6. Publicar de uvas a peras

El otro extremo de la saturación es la dejadez u olvido de las redes sociales. Vamos a intentar adivinar tu manera de gestionar los canales de tu negocio. Al tener poco tiempo libre, sueles aprovechar algún domingo para publicar todo lo que puedas (error 5), y después no volverás a entrar a gestionar las redes hasta dentro de un mes, cuando te sientas mal por haberlas abandonado. ¿Es así? Bien, si consideras que no tienes tiempo de dedicarte a publicar contenidos con frecuencia, intenta programar las publicaciones en el tiempo o deja este trabajo en manos de empresas de redes sociales en Castellón como de Dann Braun. 😉

7. Ignorar, despreciar o no gestionar adecuadamente los comentarios y contactos de usuarios

Es de vital importancia que permanezcas atento a los posibles comentarios, dudas o preguntas de los usuarios en tus canales. Será perjudicial para la reputación de tu negocio si sienten que no se les hace caso o si reciben alguna respuesta que pueda provocar reacciones negativas. Cuida a tus seguidores y clientes en todo momento.

8. Tratar de conseguir resultados económicos rápidamente

Lo hemos repetido muchas veces y así seguiremos haciéndolo hasta el infinito. El trabajo en las redes sociales implica esfuerzo, dedicación y paciencia, mucha paciencia. Puedes (y te aconsejamos que lo hagas) invertir en publicidad para llegar a más usuarios, pero el éxito de tus canales lo podrás obtener después de mucho trabajo, análisis y más trabajo. Solo así conseguirás darte a conocer, crear nuevos clientes y fidelizar.

Como ya te hemos comentado, la comunicación en medios sociales conlleva mucha estrategia y planificación, por lo que si necesitas ayuda profesional en este sentido, puedes contactar con nuestra agencia de Marketing Online en Castellón, y estudiaremos la mejor opción para tu negocio.